Lumbalgia o lumbago

Lumbalgia o lumbago

Como la propia palabra indica la lumbalgia se trata de un dolor en la zona lumbar de la columna. Este dolor no es muy localizado si no más bien extendido a modo de faja. Síndrome fácil y al mismo tiempo difícil y complicado de tratar ya que su origen puede ser muy diverso. También es importante comentar que no solo las vertebras lumbares intervienen, su relación con el sacro supondrán otras tipologías y manifestaciones del dolor lumbar.

La clasificación, origen: ligamentoso, iliolumbar, interespinoso, ligamentos sacroilíacos,
Las estructuras ligamentosas que nos encontramos a nivel lumbar no suele dar episodios agudos si lo comparamos con ligamentos de la rodilla o tobillo. Las sobrecarga o posturas no ergonómicas suelen ser cómplices de dolor por ligamentos lumbares y no traumatismo directo.
Uno de los síndromes más comunes es el iliolumbar, causado por microtratumatismo de repetición suelen ser la causa de un dolor crónico. El dolor suele aparecer tras realizar un sobreesfuerzo, localizándose a punta de dedo en un lado u otro de la zona lumbar, por encima de la cresta iliaca. Hay casos en los que el dolor puede incluso irradiar a la zona glútea. El dolor pueden agudizarse si estamos de pie, sentados o nos inclinamos hacia el lado opuesto al dolor.
Los ligamentos sacroilíacos e iliolumbares actúa como estabilizadores, se tendría que analizar estado del mismo para descartarsi tiene aquí su origen el dolor. La orientación de los ligamentos hace que estén sometidos a estrés mecánico durante la flexión. También pueden actuar como bloqueadores durante el movimiento del sacro. El dolor puede aumentar debido a la inervación del perióstio, donde justo se insertan los ligamentos. Otro de los aspectos que pueden favorecer el estrés y sobrecarga de los ligamentos son los problemas de disco vertebrales como por ejemplo la deshidratación.

Los ligamentos interespinosos también son susceptibles de producir dolor lumbar, sobretodo en el movimiento de flexión de cadera, donde son comprometidos, pueden tener una sintomatología parecida a la ciática. Por otro lado los ligamentos sacroiliacos se manifiestan más al subir o bajar escaleras o ponerse un calcetín, corresponde al los esclerotomas S1-S2, de inervación nerviosa.

Por contractura muscular:

A nivel muscular, la hipertonía, contracción prolongada de las fibras con lesiones del tejido blando causando rigidez, falta de irrigación sanguínea, puede ser causante de dolor en la zona lumbar. La terapia activa, manipulación, etc… son clave para recuperación. El ejercicio es de vital importancia para conservar en buen estado los tejidos.

¿Por qué se lesiona? En la mayoría de las ocasiones se debe a un sobreesfuerzo de tracción mecánica donde la musculatura trabaja de forma excéntrica (es decir en contra de su acción)

Suele estar acompañado de un aumento de la sensibilidad y dolor a la palpación en la zona del músculo contrácturado. En estado agudo tanto la contracción como el estiramiento reproducen el dolor, durante la evolución clínica estas misma acciones deben de mermar.
Características:
– Puede ocurrirte en uno o los lados de la región lumbar.
– Se puede llegar a irradiar o no a la zona glútea.
– Malas posturas. Aumento o disminución de la lordosis lumbar y posición relación al sacro. Es importante tener en cuenta que el ángulo lumbo sacroestá entorno al 120-150º, el aumento del mismo puede producir un cierre de los orificios de L5-S1, lo que nos puede producir una ciatálgia.
– Sobreesfuerzos.

Origen capsular y articular:

La artrosis facetaria produce dolor por la mañana tras un tiempo prolongado de reposo, debido a esto la musculatura puede llegar a realizar espasmoscomo medio de protección.

Origen discal:

Esta estructura de tejido blando, tiene diferentes tipos de patologías que pueden producir dolor lumbar, hernia, protusión o deshidración del disco pueden ser algunos de los factores más recurrentes.

Otra de las causas que también pueden producir lumbalgia es el conocido pinzamiento o síndrome del piramidal o piriforme, en el post anterior podéis leer más detalles sobre el.

Tratamiento:
En estado agudo, las primeras 24-48 horas debemos tener cierta precaución o relativo reposo, ya que estaremos ante un estado inflamatorio. Dicho esto tras este periodo podríamos empezar con una rehabilitación y fisioterapia basada en terapia manual, ejercicios de terapia activa, electroterapia, reeducación postural global, etc…

Más adelante escribiré acerca de cuales son los ejercicios más recomendables para esta dolencia que la sitúa como la más invalidante y primera en baja laboral.

La información escrita en este post es meramente informativa, recopilada de una serie de autores. Consulte con su médico especialista o fisioterapeuta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *